¿Cómo saber si nuestra marca es única?

Actualizado: 26 de ago de 2019


Todos y cada uno de nosotros aspiramos a tener una marca notoria, ya sea una marca personal o la #marca con la que se conoce nuestra empresa. Nos volvemos locos buscando un nombre que la haga diferente, intentamos encontrar los mejores jingles o titulares para llegarle a la gente, y nos comemos la cabeza continuamente con mejorar nuestro #SEO para que #Google nos posicione lo más arriba posible en su ranking.


Si bien son prácticas correctas, sí es cierto que llevar a cabo las mismas nos aleja de lo que realmente importa: crear un producto que sea absolutamente único. Que hasta roto en mil pedazos pudieras reconocer. Lo que llamaremos vulgarmente, una marca “reventable” como lo acuñaron allá por 1915.


¿Qué quiero decir con esto?


Digamos que coges un lote de botellas y les quitas a todas sus etiquetas. Una a una, las tiras al suelo y se rompen en mil pedazos. ¿Serías capaz de reconocer qué trozos pertenecen a la botella de vino Marqués de Griñon que acabas de estampar contra el suelo? ¿Qué pedazos de vidrio corresponden a una botella de Moet Chandon y cuales a una botella de #Pepsi? Probablemente la respuesta sea que no. Y parece imposible de hecho. Sin embargo, en medio de esos miles de pedazos de vidrio de distintos colores y formas, ¿acaso no serías capaz de reconocer perfectamente los que corresponde a la botella de la marca Coca-Cola? Seguramente, no tendrías ningún problema en recomponerla por completo. Eso convierte a #Coca-Cola en una marca “#reventable” y por consiguiente única.



Esto no es algo aleatorio que ocurre porque sí. No tiene como base un simple componente histórico que hace que las reconozcamos porque llevan toda la vida entre nosotros. Muchas bebidas (sobre todo alcohólicas) llevan más tiempo en vida que Coca-Cola y no las reconoceríamos aunque las tuviéramos de frente en la estantería del supermercado. Por eso algunos considerados genios del marketing han puesto tanto énfasis a lo largo de la historia en producir algo que haga a su marca completamente reconocible. Hasta rota en mil pedazos.


Veamos algunos ejemplos para entender mejor cómo es una marca "reventable".


Cuando #Apple sacó el #iPod, el consenso universal es que los aparatos de música debían ser de colores oscuros. Los auriculares eran TODOS de color negro. Sin embargo el gigante de Silicon Valley hizo algo diametralmente opuesto a sus competidores. Lanzó un producto blanco con cascos del mismo color. De nuevo, imagina que tiras al suelo y rompes en cientos de pedazos un mp3 de la marca #SONY, otro de #Philips (por decir algo) y un iPod. ¿Cuál reconocerías al segundo? El producto de la marca Apple. ¿Por qué? Porque es “reventable”.



Digamos que mañana te dan una caja llena de tarjetas de crédito recortadas en pedacitos diminutos. Todas tienen las misma textura, la misma forma, y las mismas letras en relieve. Sin embargo, hay una tarjeta que reconocerías al segundo de verla, incluso estando triturada. No es ni la del Banco Santander, ni la de #ING, ni la de #BBVA, ni la de ningún otro banco parecido. Todas ellas pasarían desapercibidas ante tus ojos. Menos una que curiosamente sea la que probablemente no poseas: la clásica tarjeta verde de American Express.



Digamos que ahora te vas a una chatarrería de coches. Los hay de todo tipo: súper caros, de precio medio y baratos. Ante la avalancha de coches parecidos que hay en estos tiempos, ¿cuántos serías capaz de reconocer si te los enseñaran hechos picadillo? Probablemente ninguno. De no ser que te cruzaras con los restos de un Ferrari. Con su legendario color rojo, te sería tan fácil verlo como lo seria encontrar a Wally en medio del desierto del Sahara.


Las marcas grandes y los productos geniales que todos queremos no son deseables por sus magníficas campañas de publicidad o marketing, sino porque son objetos absolutamente únicos. Por lo tanto, cuando pienses en tu marca, sobre todo si estás lanzando una nueva, olvídate un poco de las campañas en #Facebook e #Instagram en las que te dejas cientos o miles de euros. En vez de eso, dedica más tiempo a encontrar algo que haga tu marca única. En caso de duda si tu marca lo es o no, prueba reventarla y lo sabrás rápidamente.


Bueno, espero que te haya gustado este post. Si es así, ¡no te olvides de darle al like y de compartirlo con tus amigos! Mira el resto de posts para aprender más cosas sobre #creatividad, #innovacion, #publicidad, etc...


Santiago Cosme. Autor del libro "Superpoderes Creativos". Formador en #Creatividadpublicitaria, #Ideación , #Storytelling en España. (A menudo en Madrid, Zaragoza y Barcelona).


Thumbnail image by Freepik


0 vistas