Si no innovas, eres invisible.

Updated: Aug 26, 2019

Peluquería Innova, Toyota Innova, Samsung Innova, Inmobiliaria Innova, Innova eventos, etc… Pones la palabra “innova” o “innovación” en Google, y la lista de cosas que te salen es prácticamente infinita. De hecho, siempre digo con ironía que hoy en día hay tres cosas que se repiten hasta la saciedad: “Innovación”, “Transformación digital”, y “Soy coach”.


Sorprendentemente, dentro de toda esta gigantesca maraña de palabrería, muy pocas veces estás cara a cara con algo que realmente parece innovador. La mayoría de las veces, cuando ves, lees o escuchas algo, la sensación que tiene es de “me suena”. Y pensar “me suena” no es síntoma de que haya mucha innovación, la verdad.


Fijaros en esta valla publicitaria de la agencia Buzzman para Easyjet. La gráfica en sí no tiene gran cosa, pero la forma en que la enseñan es sumamente innovadora y por eso te llama la atención.


(Si quieres ver más ejemplos como éste, lee mi post sobre la importancia del error para llamar la atención: https://www.santiagocosme.com/ultracreatividad/no-hay-creatividad-sin-fracaso)


Pero esta valla es una entre un millón. Al igual que lo son muchas de las cosas que se producen a dirario. Por eso, me ha parecido tan especial este vídeo de comida (y no soy un foodie) que en pocas horas ha conseguido despegar hasta el escalafón de los vídeos virales. ¡Y sin gatos de por medio! Toda una hazaña.




El vídeo no es sorprendente por cómo está rodado. En ese sentido es más bien banal. Una cámara apunta desde arriba mientras vemos imágenes de unas manos colocando comida en un plato. Pero claro, la forma en que se coloca esa comida es lo que realmente destaca. Con una serie de pequeñas y astutas formas de jugar con los alimentos, el vídeo te hace sentir lo cerca que estás de la magia culinaria si le pones un poco de creatividad al asunto. Una forma sencilla pero demoledora de demostrar que la innovación es más que nunca la llave que te lleva al éxito. Varios millones de vistas de este vídeo lo demuestran, así que

¡Empresas!, ¿Qué esperan para ponerse las pilas de la creatividad?