Las supersticiones de personas altamente creativas.

Updated: Sep 18, 2019


Desde Coco Chanel a Pablo Picasso,

pasando por Heidi Klum.


Frida Kahlo adoraba la jardinería. Era su truco para crear más.

Con toda seguridad, alguna vez en tu vida has dicho “toquemos madera”, has evitado pasar por debajo de una escalera de mano o has llevado algún amuleto desde tréboles hasta un ajo o un pie de conejo. Esto es una consecuencia de creer que rituales aleatorios tienen el poder de traerte suerte y evitar el mal.


Hace unos meses, Ellen Weinstein, una magnífica autora e ilustradora hizo un recopilatorio de las supersticiones más variopintas que ayudaban a personas altamente creativas a proteger su creatividad. En su libro Recipes for Good Luck: The Superstitions, Rituals, and Practices of Extraordinary People, te cuenta las locuras creativas de 65 personajes famosos del mundo de las artes, el diseño, la música, la ciencia, el deporte, etc…


Sus rutinas van desde lo inesperado a lo excéntrico. La modelo y presentadora de televisión Heidi Klum, por ejemplo, lleva una bolsa con sus dientes de leche donde quiera que vaya. La novelista Mary Shelley escribía con una boa constrictor alrededor de su cuello, e interpretaba los movimientos de la serpiente como si fueran instrucciones de cómo seguir escribiendo. Y Frida Kahlo se dió cuenta de que pintaba mejor después de cuidar de su jardín.


Aquí van algunos ejemplos más de hasta dónde llegan las locuras de algunos y algunas para proteger su creatividad:



Coco Chanel y su número de la suerte.

La famosa diseñadora fue profundamente supersticiosa. Según cuentan, un adivino le dijo que el 5 era su número de la suerte, y en consecuencia nombró su famosa fragancia “Chanel Nº5”. Su apartamento también contenía una araña de cristal creada con formas retorcidas a partir de un número 5, y le gustaba presentar sus colecciones el quinto día de mayo (el quinto mes del año) para la buena suerte. ¿Cuál es tu número de la suerte? ¿Lo sabes?




Pablo Picasso quería mantener su esencia.


El famoso pintor Español no tiraba jamás sus ropas viejas, los recortes de pelo o los recortes de uñas por temor a que eso significara perder parte de su "esencia". En cierto modo, Picasso coleccinó a Picasso. En el momento de su muerte, poseía alrededor de cincuenta mil obras propias, que iban desde grabados y dibujos hasta piezas de cerámica y teatro. Es aclamado como uno de los artistas más prolíficos e influyentes del siglo pasado.




Charles Dickens dormía mirando al norte.

Llevaba consigo una brújula de navegación en todo momento y siempre miraba hacia el norte mientras dormía, una práctica que creía que mejoraba su creatividad y escritura.




Yoko Ono encendía cerillas.

La reconocida artista multimedia y activista por la paz Yoko Ono era muy sensible al sonido y la luz cuando era joven. Ono descubrió que encender una cerilla y ver cómo se extinguía la llama en una habitación oscura le daba una sensación de alivio. Ella repetía ese ritual hasta calmarse por completo. Más tarde, este ritual privado se convirtió en una pieza de performance, llamada Lighting Piece, que fue grabada con el colectivo Fluxus.




Diane von Fürstenberg y su moneda de oro de la suerte.

La diseñadora de moda Diane von Fürstenberg tiene una moneda de veinte francos de oro que su padre escondió en su zapato durante la Segunda Guerra Mundial, y que le regaló cuando ella era una niña. Ella coloca esa moneda en su zapato para tener buena suerte antes de cada desfile de moda. Conocida por su icónico vestido de abrigo, los diseños influyentes de von Fürstenberg están disponibles en más de cincuenta y cinco países en todo el mundo.




Frida Kahlo y la jardinería.

El jardín de Kahlo era un lugar de confort e inspiración donde pasaba horas cuidando plantas, frutas y flores, muchas de las cuales eran de origen mexicano. La mesa de pintura de Kahlo miraba hacia el jardín desde su ventana, y su última petición cuando regresó a casa del hospital antes de que muriera fue para que su cama fuera trasladada a su jardín.




Dr. Seuss usaba sombreros.

Este famoso autor conserva una inmensa colección de casi 300 sombreros. Para enfrentarse al bloqueo creativo, el lugar donde iba el Dr. Seuss era su armario secreto. Ahí elegiía un sombrero y lo llevaba puesto hasta sentirse inspirado. Sus hábitos caprichosos lo ayudaron a crear algunos de nuestros libros infantiles más populares, incluido el clásico "El gato en el sombrero".




Salvador Dalí

El pintor surrealista español Salvador Dalí se consideraba muy supersticioso y llevaba un pequeño trozo de madera para ayudarlo a protegerse de los espíritus malignos. Dalí era un pintor prominente e influyente cuya vida y obra abarcaban el surrealismo. Conocido por sus locuras, casi se asfixia una vez mientras da una conferencia metido en un traje de buceo.


¿Y tú qué? ¿Tienes alguna superstición? No dudes en compartirla si quieres verla añadida a este artículo.


Bueno, espero que te haya gustado este post. Si es así, ¡no te olvides de darle al like y de compartirlo con tus amigos! Mira el resto de posts para aprender más cosas sobre #creatividad, #innovacion, #publicidad, #storytelling, #anuncios, etc...


Santiago Cosme. Autor del libro "Superpoderes Creativos". Formador en #Creatividadpublicitaria , #Ideación , #Storytelling

(A menudo en Madrid, Zaragoza y Barcelona).


Source: https://www.artsy.net/