El azar como solución creativa.

Hoy me gustaría hablar del azar como arma del proceso creativo. Ya hice un post hace tiempo sobre el tema, en el que compartía curiosidades y escenas que eran fruto de la casualidad. En este caso, me gustaría reflexionar sobre el azar que nosotros mismo podemos provocar.



Por lo visto, el azar fue la estrategia creativa preferida de los surrealistas por considerarlo un modo de de liberar el pensamiento de las limitaciones del mundo racional. Practicaban juegos de dibujo basados en el azar como el cadaver exquisito, una técnica con la que aportamos pequaños fragmentos a una obra de forma colectiva sumidos en la ilusión de la individualidad.



Sus artífices fueron Robert Desnos, André Bretón y Tristán Tzara. Reunidos, seguramente, en el café Voltaire de Zurich, estos tres hombres determinaron un nuevo elemento necesario en el proceso creativo: el azar.



Mediante el azar se forman nuevas relaciones entra cada parte del dibujo, de modo que se revelan conexiones que serían imposibiles de descubrir por otros medios. Los surrealistas también jugaron a juegos similarres por medio de Collages y palabras. Los resultados eran el punto de partida para la creación de obras artísticas.


Esto (la introducción del azar) se sigue utilizando todavía entre músicos, artistas, escritores.

Bryan Gysin cortaba capas de periódicos para descubrir yuxtaposiciones fortuitas de palabras e imágenes que únicamente se revelaban al retirar las capas. O por ejemplo, el músico John Cage que tiraba uan moneda al aire para determinar el tono, la duración, y el volumen de algunas de sus composiciones.


En cierto modo, Edward de Bono pretendía algo parecido con su pensamiento lateral. Cogiendo una palabra al azar provocaba nuevos caminos para el pensamiento. En caso de bloqueo, yo he experimentado con esto y os aseguro que tener una "palabra azarosa del día" y e intentar utilizarla en conversaciones, chismorreos, presentaciones y proyectos es una gran ayuda para generar nuevas ideas.


Otros ejemplos, quizás más cercanos a lo visto anteriormente con el cadáver exquisito son los dibujos atuomáticos de André Masson. El dibujo automático se define por la ausencia de un proyecto y donde el ejecutor es guiado simplemente por los impulsos del momento. Y da lugar a dibujos tan curiosos como estos.




Bueno, espero que te haya gustado este post y que te hayan entrado ganas de empezar un proyecto creativo basado en el azar. Prueba el cadáver exquisito, prueba el dibujo automático o la palabra del día. Y no te olvides de compartir el resultado!! :)


Mira el resto de posts para aprender más cosas sobre #creatividad, #innovacion, #publicidad, #storytelling, #anuncios, etc...


Santiago Cosme. Autor del libro "Superpoderes Creativos" y "Advertising Superpowers".

12 views