4 tácticas para ponerle precio a tus servicios o productos. (Parte 3).

¿Sabes cómo hacerlo o lo dejas a la suerte?


La semana pasado vimos, por encima, las 4 estrategias que debes tener en cuenta para ponerle un precio a tu marca o los productos que ofrece tu empresa. En el post de hoy, veremos que también hay 4 tácticas principales que puedes seguir para fijar precios. Aquí a continuación te explico cuales son.


Loss Leader:


La definición no deja mucho lugar a dudas. Loss es un término inglés que viene a ser “pérdida”. Lo que se pretende con la táctica del loss leader, es vender un producto menor a su precio de coste para de ese modo poder atraer a clientes a tu tienda o negocio, para que compren otros productos de mayor calidad con un margen alto. Esto es algo que utilizan mucho las marcas como Walmart o Lidl.


Ellos se encargan de atraerte a través de anuncios de productos especialmente bajos. Una vez estás en sus tiendas, estarás rodeado de cientos/miles de productos que posiblemente te lleves también. Ese resto de productos estarán expuestos a un precio mucho más elevado y ahí generarán una rentabilidad. Como consumidor, la única manera de caer en esto, es ir mentalizado a comprar única y exclusivamente el producto que se tenía en mente, y nada más.


Captive Pricing:


Captive pricing es un término inglés que viene a decirte que está cautivo y atapado por la marca. Así parece algo que a tí no te podría pasar porque no le das una segunda pensaba. Pero muchas de las marcas cuyos productos son desechables aplican esta táctica sin que te des cuenta. Por ejemplo, si tú utilizas Nespresso, ¿No te pareció curiosamente barata la máquina de hacer café en comparación con el precio de sus cápsulas? Simplemente es una táctica para que tú compres Nespresso. Te ponemos la máquina de café y tú en adelante seguirás comprando Nespresso porque para eso tienes la máquina que te permite hacerte un café y que solo funciona con nuestras cápsulas.


Lo mismo ocurre con Gillette, Wilkinson o cualquier compañía de cuchillas. Te “regalan” el mango pero luego tú te verás obligado a comprar sus cuchillas porque esas solo funcionan con el mango de la marca.


Así es el caso de las compañías de impresoras que te pueden vender una máquina que te permite hacer copias, fotocopias, escanearla, etc… por el módico precio de 50 euros. Pero cuando vas a comprar cartuchos, resulta que el precio es la mitad de lo que vale el aparato. Te quedas con cara de bobo pero en realidad porque en realidad estás atrapado.


Bundles:



Bundle es un paquete. En este caso, un paquete de precios con el que las compañías venden un conjunto de bienes o servicios a un precio más bajo del que cobrarían si el cliente los comprara por separado. Ejemplos hay miles como los paquetes opcionales de los coches nuevos, las comidas en restaurantes o incluso los planes de televisión. La aplicación de una estrategia de precios combinados le permite aumentar sus ganancias al ofrecer a los clientes un descuento.

¿Quién no reconoce esto cuando va al mcdonald’s o Burger King con sus menús combinados? O incluso cuando vas al cine y te dejas 10 euros extras porque con la peli, te vas a pillar palomitas, Coca-Cola y un Toblerone. El cliente piensa que está ahorrando pero en realidad no es así. Ese ahorro es microscópico y si lo hay es sobre productos que separados se venden a precios mucho más elevados que el normal.


Promociones:


Las promociones corresponden a la táctica de fijar precios más fácil de aplicar y entender. Con ella, lo que se pretende es aumentar de forma puntual la demanda. El peligro reside en entender que esa promoción es totalmente puntual. De lo contrario, si abusas de las promociones, puedes estar convirtiéndote en un producto low-cost y eso puede dañar tu marca. Si acostumbras al cliente a un precio es imposibles que vuelva a comprar al precio original. Hay alternativas a las promociones como por ejemplo los cupones de descuento (tú eliges a quien le llegan) o bien las tarjetas de fidelidad. Cuando tu hayas consumido 10 veces alguno de nuestros productos (café por ejemplo) te llevas el siguiente gratis.




Y bueno hasta aquí hemos llegado con este post sobre tácticas de cómo fijar los precios de tu empresa. Espero que te haya sido de ayuda. Si tienes dudas de cómo mejorar y cambiar lo que hace tu empresa, te invito a que me contactes sin compromiso para comentarte los talleres que doy y las consultorías que realizo. También puedes mirar mis vídeos de Youtube dónde encontrarás más cosas sobe comunicación.


Bueno, espero que te haya gustado este post. Mira el resto para aprender más cosas sobre #creatividad, #innovacion, #publicidad, #storytelling, #anuncios, etc...


Santiago Cosme. Autor de “Superpoderes Creativos “y "Advertising Superpowers".

0 views